El arte del maridaje de vinos y comidas es tan antiguo como la vinicultura misma. Tradicionalmente, hemos seguido reglas clásicas como «vino blanco con pescado» y «vino tinto con carne roja». Sin embargo, en el mundo contemporáneo, donde la innovación culinaria es constante, ¿por qué no explorar maridajes más audaces y menos convencionales?

Para empezar, desafiemos la norma de que los vinos tintos no acompañan bien los platos de pescado. Un Pinot Noir joven y afrutado puede ser el complemento perfecto para un salmón a la parrilla. La clave está en el equilibrio entre la intensidad del vino y la del plato.

Otra combinación inusual pero sorprendentemente armoniosa es la de vinos dulces con comidas picantes. Un buen ejemplo es maridar un Riesling dulce con comida tailandesa o india. El dulzor del vino ayuda a suavizar el picante, creando una experiencia gustativa única.

Cuando pensamos en queso y vino, a menudo nos inclinamos por tintos robustos. Sin embargo, los quesos cremosos y de sabor fuerte, como el Gorgonzola, se pueden disfrutar maravillosamente con un Sauternes dulce. La combinación del dulzor del vino y el sabor intenso del queso es simplemente celestial.

Los vinos espumosos son típicamente reservados para celebraciones, pero ¿sabías que pueden ser excelentes para maridar con comidas? Un Cava o Prosecco va estupendamente con platos de mariscos, mientras que un Champagne puede realzar el sabor de comidas saladas como el jamón serrano. La experimentación es clave en el mundo del maridaje de vinos y comidas. Al romper las reglas establecidas, no solo descubrimos nuevos sabores y texturas, sino que también ampliamos nuestro entendimiento y apreciación del vino. En nuestra tienda, encontrarás una selección curada de vinos ideales para estos maridajes innovadores. Te invitamos a explorar y disfrutar de estas combinaciones únicas.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacíoVolver a la Tienda